Law is not black or white, it's grey

561-686-6886

Cocaine

In Kimbrough v. U.S., the Court held that federal sentencing guidelines for cocaine violations are advisory, not mandatory as a lower court had ruled. The 7-2 decision, in an opinion by Justice Ginsburg, says that judges must consider the guidelines, but may deviate downward if they conclude that the sentence would be too harsh in light of the disparity between punishment for crack cocaine and cocaine in powder form.

In Gall v. U.S., the Court held that courts of appeal must review all sentences, “whether inside, just outside, or significantly outside” the sentencing guidelines range, under a deferential abuse-of-discretion standard. Under the 7-2 decision, written by Justice Stevens, judges may now impose below-guidelines sentences.

Español

En Kimbrough v. Estados Unidos, la Corte sostuvo que las pautas de sentencia federales para los crimenes de cocaína son de carácter consultivo, y no obligatorio como había dictaminado el tribunal inferior. La decisión 7-2, en un dictamen del juez Ginsburg, dice que los jueces deben tener en cuenta las directrices, pero se pueden desviar a la baja si llegan a la conclusión de que la sentencia sería demasiado dura a la luz de la disparidad entre el castigo por el crimen de cocaina crack y cocaína en polvo.

En el caso de Gall v. Estados Unidos, la Corte sostuvo que los tribunales de apelación deben revisar todas las sentencias,  "ya sea en el interior, en las afueras, o significativamente fuera" de las pautas de sentencia, en virtud de una norma de deferencia abuso-de-la discreción. En virtud de la decisión de 7-2, escrita por el juez Stevens, los jueces pueden ahora imponer sentencias  abajo de las directrices.